• Nov
    11

    Hora Publicación: 10:00

    Fuente: Diario de Cuyo

    Proyecto realizado para la Feria zonal y provincial de Ciencia y Tecnología por la Prof. Mónica Lirola y los alumnos de 1º año del Ciclo Básico: Leandro Gómez, Santiago Fuentebuena, Santiago Marrone y Tomás Makowski.

    La sola mención de la palabra "Bullying" (toreo, adoptada en 1993 por Dan Olweus, un investigador noruego, para aludir al maltrato sistemático y continuado entre pares) tiene la extraña capacidad de erizar la piel de padres, alumnos, docentes y directivos, ya casi en el final del año lectivo. Cualquier excusa sirve: ser gordo o flaco, nuevo o compañero de años, callada, conversadora, bajo o alto. Rubia o pelirroja. ¿Qué es entonces lo que sí se repite? La asimetría de poder entre víctima y victimario. Es definido como un maltrato psicológico, verbal o físico ejercido en forma intencional entre escolares en forma sostenida por un periodo de tiempo determinado. El mismo, resulta lesivo en las víctimas donde afecta principalmente su autoestima, además de que en ocasiones también pueden observarse secuelas físicas. No cualquier hecho agresivo o violento que toma lugar entre alumnos se constituye en bullying. Una de las características de éste es que es sostenido en el tiempo, donde se observan continuas burlas, amenazas, agresiones, bromas pesadas y/o exclusión sistemática hacia la misma víctima. Nos explica el Lic en Psicología, Lucas Malaisi. Además, este maltrato se hace en forma intencional para someterlo y provocarle sufrimiento. Las razones por las cuales el agresor ejerce este tipo de violencia pueden ser de diversa índole, como por ejemplo ganar seguridad y respeto en un grupo, atraer la atención de los demás, necesidad de canalizar agresiones padecidas, etc. Sea el causante que sea, denota la presencia de conflictos y malestar que raramente son expresados por el victimario. El silencio es condición necesaria En todo episodio de maltrato escolar, los adultos se fugan de su lugar de adultos. Maestros, profesores y padres miran para otro lado. Sólo así puede explicarse por qué el acoso escolar es definido por muchos especialistas como una "epidemia silenciosa". Desde entonces, la escalada de maltrato no ha dejado de crecer y así lo confirman los especialistas y las entidades dedicados al tema. En los pasillos, en el patio, en los baños, en los juegos, en el club, antes de entrar al colegio o a la salida. Allí donde los adultos no están (o están pero no miran, que es la otra manera de no estar), el bullying nace, crece y florece a pasos agigantados.  Los especialistas afirman que ahora la sociedad es mucho más violenta y eso termina repercutiendo en los niños. Podemos hablar de bancarrota social. Hay vínculos que se han quebrado para siempre y la escuela no hace más que reflejar ese estado de cosas. La clase de vínculo entre las personas que exalta la sociedad es la violencia, la sospecha, la competencia. En el caso de un chico que es agresivo, esto casi siempre viene fomentado desde la familia. Son chicos criados en contextos en donde se promueven el exitismo, la competencia, todo esto de ser líder al precio que sea.  Si bien el hostigamiento escolar no es nuevo, hoy se da una agresividad extrema que sí lo es. Hay armas de fuego, suicidios, violencia, enfermedades psicológicas, entre otros temas más. Ya no sólo se da una situación violenta, sino que su resolución también lo es.  Según el Lic. Malaisi, la experiencia del acoso es muy dolorosa, tanto para el maltratador como para el maltratado. La situación que se presenta es que siempre hay un chico que toma la postura del más fuerte, es la figura más importante y despótica (el que ejerce el acoso). El rechazo es vivido con la misma intensidad. La sensación de fracaso es total, alerta. "El bullying te mata, te suicida o te saca del colegio", resumió con impotencia el padre de una de las víctimas. Distintos colegios, edades, barrios, clubes y familias enfrentan un mismo problema sobre el que, para variar, las estadísticas locales son casi una quimera. El punto clave es: que nunca se sabe en qué puede terminar el acoso. "Todo depende de la vulnerabilidad de cada chico y de su capacidad de volver al estado inicial luego de una experiencia traumática".¿Cómo detectarlo? Las manifestaciones de las víctimas de Bullying pueden ser: resistirse afanosamente a ir a la escuela, dejar de comer, tristeza o llantos, pesadillas, quejas constantes de ser agredido, discriminado o insultado, irritabilidad, dolores de cabeza o panza que justifican que el niño falte a clases. Además desarrollan miedos y una pérdida de confianza en sí mismos y de autoestima, disminución en el rendimiento escolar y/o deportes. También suelen observarse evidencias físicas como moretones, ropa rasgada, falta de objetos personales, gargajos en ropas, etc. Por otro lado, el victimario desarrolla una pérdida de sensibilidad y empatía que dificulta la toma de conciencia de los perjuicios causados.¿Qué hacer ante el bullying?Incluir a la familia en dicha estrategia educativa. Pero principalmente debemos trabajar con los niños centrándonos en enseñarles a respetar la propia unicidad, condición para aceptar la diversidad. El trabajar en el autoconocimiento permite desarrollar la autoestima y el auto-respeto en los niños. Esto a su vez permite aceptar y respetar que el otro tiene todo el derecho a ser como es. Pero para aceptar al otro en su legitimidad de ser como es, se debe aceptar la propia unicidad. Saber apreciar y enorgullecernos de que somos únicos es lo que permite el desarrollo de la autoestima y de la aceptación del otro, sin miedo, sin rechazo y por tanto sin pretender que cambie. Además siempre es recomendable explicarles a los niños el valor del respeto y reconocerles felicitándolos, a modo de recompensa simbólica, cuando respetan y son solidarios con sus pares. A nivel de los padres o educadores: Evitar las recomendaciones a los niños de que respondan con agresiones para "hacerse respetar". Esto genera más violencia y además pone a la víctima-quien generalmente es más débil- en una situación de encerrona trágica, donde no son comprendidos. En lugar de ello, deben brindar contención afectiva. Por otro lado, la intervención de los padres en el ámbito escolar para evitar que hostiguen a su hijo, no debe ser violenta ni agresiva. Deben mantener en todo momento la calma y ser prudentes, respetando y valorando la labor docente, pues padres enojados con escuelas o autoridades escolares suelen exponer a sus hijos a situaciones de triangulación, donde son los niños quienes terminan padeciendo situaciones sumamente violentas. Centrarse en soluciones, evitando buscar culpables es la clave de una ayuda efectiva e inmediata, que es la necesaria en estos casos. En cuanto a los niños víctimas: Es vital recordarles que ellos no tienen la culpa de lo que les hacen, que ellos no son quienes tienen el problema, sino el o los agresores. Enseñarles a que puedan poner un límite en forma asertiva, donde por ejemplo puedan decir con tranquilidad y seguridad ¡Basta! ¡Yo no soy eso que decís! Explicarles que deben hablar con un adulto y contarle lo que están viviendo, favoreciendo a que expresen sus emociones al respecto. Es importante que aprendan a pedir a adultos u terceros de confianza que los acompañen o estén atentos ante las situaciones Bullying. Por último, es ineludible trabajar con el agresor, que es quien tiene el problema. La clave es saber leer la necesidad de atención que subyace a dicho comportamiento agresivo. Habitualmente subyace al disfraz de "matón\' un niño necesitado de atención y muy inseguro. Es oportuno comenzar aislándolo del grupo que alienta el Bullying y trabajar con éste enseñándole a empatizar con el niño agredido y a autorregular sus emociones y darle la atención que todo niño necesita desde sus aspectos positivos. 

    Síntesis de un trabajo sin desperdicioColegio Integral Independencia - 1º Año - Área Ciencias Sociales Feria Zonal de Ciencias y Tecnología 2012Definición  Acoso u hostigamiento escolar; todas las actitudes agresivas, intencionales y repetidas que adoptan uno o más estudiantes contra otro/s.Tipos de acoso * Físicas * Verbales * Psicológicas * Sociales * IndirectasCausas  * Debe existir una víctima. * Miedo * Desigualdad de poder o fuerza * Condiciones físicas o méritos escolares. Consecuencias * Heridas físicas * Tristeza  * Disminución del rendimiento escolar * Traslado a otra escuela * SuicidioMedidas de prevención * Reuniones entre padres, docentes y alumnos. * Atención psicológica * Vigilancia en los patios, baños, etc. * Inclusión del tema en los distintos espacios curriculares. * Comunicarle a alguien lo que sucede: compañeros, profesoras, directivos. * Involucrarse, ayudar, parar al agresor. * Pedir disculpas, no generar más violencia con nuestros actos. Los pequeños aportes pueden salvarle la vida a alguien. * Integrar a todos sin diferencias.Conclusiones * Generar un ambiente sano y seguro para todos. * La escuela debe recuperar sus funciones de formadora de conocimientos no de violencia. * Hablar, comunicarnos, atender tanto a la víctima como al agresor. * Directivos, docentes y alumnos debemos involucrarnos.